Skip to content Skip to footer

TUMBA DEL CAPITÁN HANS LANGSDORFF Y OTROS MARINOS DEL ACORAZADO “ADMIRAL GRAF SPEE”

La figura del capitán Hans Langsdorff (Bergen auf Rügen, 20-III-1894/ Buenos Aires, 20-XII-1939), comandante del acorazado Admiral Graf Spee de la Kriegsmarine, viene siendo históricamente aureolada por su profesionalismo, su sentido humanitario aún en los rigores de la guerra (es sabido que preservó la vida e hizo rescatar, invariablemente, a la totalidad de los tripulantes de los nueve barcos mercantes que hundió en su campaña como corsario, asignado a la intercepción de las lineas de aprovisionamiento inglesas), su temple militar y su alto concepto del honor naval. No en vano se lo designa con frecuencia como “caballero del mar”. Había ingresado en la fuerza naval en 1912, combatiendo en la Primera Guerra Mundial, donde obtuvo una condecoración.

El valor concedido por Langsdorff a la vida humana, en las circunstancias de una guerra, es un rasgo constante en su desempeño, lo mismo que su alto compromiso con el honor de la Armada de su país, su apego a la disciplina propia del comando, la estima hacia sus subordinados y el respeto a sus adversarios.

Tras los daños sufridos por su buque frente a tres naves de guerra inglesas, en la  “batalla del Río de la Plata” (13 de diciembre de 1939), y ante la imposibilidad material de su reparación completa en el exiguo plazo de 72 horas concedido por las autoridades uruguayas, decidió que carecía de objeto el seguir exponiendo las vidas de los marinos en la prolongación de un combate previsiblemente desvastador, sin posibilidades de éxito, en inferioridad de capacidades frente a una más numerosa escuadra inglesa. Tampoco consideraba una alternativa honorable la “internación” del buque y su tripulación en Montevideo. Tras liberar a sus prisioneros de guerra, atender a los heridos y enterrar a los caídos, en el Cementerio del Norte (es célebre la foto donde se lo ve haciendo el saludo tradicional naval adoptado por la Marina Imperial desde 1912), planificó y ejecutó la explosión y el hundimiento de la nave, evitando que cayera en poder de los ingleses y fueran escudriñados sus secretos tecnológicos relativos a los sistemas computarizados y la óptica aplicada a la artillería. En una rápida operación de precisión, hizo transbordar a su tripulación en remolcadores y la puso a resguardo en Buenos Aires, entregó la documentación oficial del buque a la embajada alemana y escribió unas cartas, para su gobierno y su familia, tras lo cual, la noche del 20 de diciembre, a solas con su conciencia y con su hombría, envuelto en la bandera de combate del navío (Kriegsmarineflagge), se quitó la vida con un disparo, siguiendo de este modo la antigua tradición de los oficiales navales celosos de su honor, cuya suerte no puede separarse del destino de su buque, como el mismo Langsdorff lo dejó expresado en una de aquellas epístolas. Aunque su deseo era hundirse con su nave, debió postergar la decisión final, para cumplir con las últimas responsabilidades relativas al resguardo en suelo argentino de los más de mil marinos bajo su mando.

“Voy en paz hacia mi Dios”, escribió con esperanza, en la última carta a su familia.

Su entierro en el Cementerio Alemán, al día siguiente, fue multitudinario e, incluso, acompañaron la ceremonia algunos oficiales de los buques mercantes hundidos por el “Graf Spee”. 

Con el tiempo, muchos ex tripulantes del “Graf Spee” se radicaron en la Argentina, especialmente en Villa General Belgrano (Córdoba).

En la cruz de madera que preside el sepulcro se lee el lacónico epitafio:

kapitan zur see hans langsdorff
kommandant panzer schiff “admiral grad spee”
20-III-1894/20-XII-1939

También se hallan sepultados en esta tumba otros marinos del acorazado, cuyos oficios de a bordo se indican junto a sus nombres: Johannes Eggers (Oberbootmannsmaat), Nolgang Beyrich (Maschinenmaat), Joseph Schneider (Matrosendbergefreitur), Peter Kramen (Mech.ob.gefr.a) y Hans Ekbel (fallecido en 2017).

Leave a comment

Av. S. Elcano 4530, Chacarita, CABA.
Buenos Aires, Argentina.
+54 (11) 4553-3206
cementerio.aleman@ceaba.org.ar

Av. Samuel Morse 303,Pablo Nogués,
Buenos Aires, Argentina.
+54 (11) 4463-1543
cementerio.jardin@ceaba.org.ar

Te invitamos a involucrarte
en las obras de educación
y sociales de nuestros hogares.

Av. S. Elcano 4530, Chacarita, CABA.
Buenos Aires, Argentina.
+54 (11) 4553-3206
Guardia 24/7
+54 9 11 7017-1397
cementerio.aleman@ceaba.org.ar

Av. Samuel Morse 303,Pablo Nogués,
Buenos Aires, Argentina.
+54 (11) 4463-1543
Guardia 24/7
+54 9 11 7017-1399
cementerio.jardin@ceaba.org.ar

Te invitamos a involucrarte
en las obras de educación
y sociales de nuestros hogares.
Te invitamos a involucrarte
en las obras de educación
y sociales de nuestros hogares.

© 2023. Todos los derechos reservados. Congregación Evangélica Alemana en Buenos Aires (CEABA).